29 de Diciembre de 2011

De sueños con Conway

Posted by Paranoid en Miscelánea | 17:24

Una más de esas entradas sobre sueños que salvan la periodicidad de este blog, cada vez más perezosa.

Duración de la experiencia: diría que casi toda la noche. La fiesta de gatos en la que se convierte la casa durante la oscuridad me ha despertado tres veces (3:20. 5:20 y 7:15 de la mañana) y, en cada resurgir, la misma imagen: Conway y yo en una gran ciudad. O mediana. El caso es que había Metro a la madrileña. Los recuerdos que tengo son parecidos, nosotros dos dentro de una estación pero en la zona de las escaleras de salida. Nosotros dos y alguien más. Al estilo Stasi, sacábamos gente de las estaciones casi vacías. Una persona cada vez. No se veía nadie más en los alrededores, sólo sombras y alguna que otra luz con dificultades respiratorias.

Todos los individuos a los que invitábamos a salir mostraban cara de miedo o desesperación. No hablaban, no se quejaban, no se movían más que en la dirección convenida. Temor. Menos uno. Ese se reveló. Vestía una especie de gabardina y ropa anodina, en su cara se formaba una mueca de resistencia y un matojo de pelo asilvestrado coronaba su cabeza. En el momento en que casi veíamos el cielo rojizo de la ciudad, rebusca en un bolsillo interior y encuentra un arma o algo parecido. Veo un tubo negro con punta plateada, estilo bolígrafo. El tipo se libera de mi brazo (Conway lo mantiene bien amarrado) y me ataca. Siento como un picotazo de avispa cada vez que me acerca el invento, lo que sea. Contraataco, no va a quedar así. De algún sitio saco un paraguas de los que acaban en una punta afilada e inflijo varias estocadas al personaje, que desiste de picotearme más.

Y así salimos de allí, con el prisionero bien tranquilo, justo en el momento en que uno de los gatos me vuelve a desesperar (junto a un amago de resaca que me desespera aún más).

Paranoid escucha The Precipice, de Mogwai.

12 de Diciembre de 2011

Grandes tiempos para el Periodismo

Posted by Paranoid en Miscelánea | 22:06

A los que estamos en esto, a veces las noticias o los pensamientos sobre la profesión nos llegan a borbotones. Últimamente, tres. Podríamos definirlo como dos constantes y una anécdota que encierra mucho más. Lo primero, lo habitual:

- Radio Televisión Castilla-La Mancha: Así lo explica El Mundo, según lo que contó Nacho Villa ante las Cortes de su comunidad. Resulta vergonzoso por lo que se lee y por lo que no. Que se empleen esas cantidades de dinero, no sólo en los tiempos que corren, para pagar a algunos profesionales da que pensar. Los montantes que se invierten en ciertos contenidos, también. Pero luego llega el ahorro, la rebaja de coste de programas que siempre se producen de manera externa. ¿Quién los sufre en la productora en cuestión? Os puedo asegurar que los directivos, no. Me gusta la idea de pagar menos por un programa cuando el total parece abusivo, pero no hay forma de controlar los sueldos de los redactores, productores, técnicos… que caen exageradamente ni tampoco, claro, sus despidos con la ayuda de modalidades de contratos maravillosas para el empresario.

- Novodistribuciones: Algunos pueden pensar en clave de anécdota, pero de eso nada. Se trata de la primera denuncia pública de este tipo de la que tengo constancia, pero no de la primera situación que conozco. Una periodista denuncia que una empresa (Novodistribuciones) le ofrecía 0,75 céntimos por cada contenido de 800 palabras que completaba. El caso, a través de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y Twitter, gana visibilidad a lo bestia. La firma amenaza con emprender acciones legales contra la autora de la denuncia por menoscabar su imagen corporativa, entre otras razones. Creo yo que su imagen la daña simplemente con estas ofertas y con razones como que quieren iniciar relaciones profesionales y duraderas cuando captan profesionales de esta manera. Hoy mismo han declarado desierta la oferta. El director técnico del chiringuito ha declarado a ELMUNDO.es que “al final se trata de 10 puestos de trabajo que se quedarán desiertos. Nuestra intención es siempre promover el empleo, estamos orgullosos de ello, y dejar desierta la oferta nos hace sentir mal”.

Ya echo yo cuentas por vosotros. Ya no es sólo que recompensen con 0,75 € por artículo, es que además hasta que el redactor no alcance 300 €, no cobra nada. Es decir, cada redactor podría escribir 398 artículos sin remuneración. En el mejor de los escenarios, la empresa, por decir algo, podría contar con 3980 artículos sin tener que desembolsar nada a favor de sus 10 redactores. Redondo.

- Bebe: Y por si fuera poco, apareció la cantante extremeña. El vídeo habla por sí solo (a partir del segundo 0:46 si os queréis saltar el momento cantajuegos de su single). Y en este no se ve su actuación completa. Me refiero a la de la rueda de prensa, claro. Si tan sólo tuviera un poco de respeto por la gente que le hace la mitad de su trabajo…

Paranoid escucha Built to Spill