26 de Agosto de 2011

Posted by Paranoid en Miscelánea | 13:12

Me comentó mi abuela hace unos años: “Hijo, que un hombre lleve tatuajes, bueno, que se deje el pelo largo, de siempre lo hemos visto, pero ya que se ponga pendientes… Aunque mira, si es lo que quieres eso es lo que importa. Aquí te querremos igual”.

Parece una tontería, pero resume toda una filosofía de vida.

Paranoid escucha el silencio

10 de Agosto de 2011

Anécdotas sicilianas

Posted by Paranoid en Miscelánea | 18:22

Contexto. Tras un bonito itinerario por carreteras sicilianas (68 km. en hora y media), llegamos a la ciudad donde se celebra la “actividad cultural local” contratada: la boda de mi amiga y su ahora esposo italiano. El punto de encuentro, la casa de la familia del esposo que, por supuesto, no encontramos ni de coña, a pesar de su grandioso tamaño. Total que en un punto en el que no sabemos ni en qué dimensión nos encontramos, llamamos al novio en cuestión. Nos cita en una cafetería.

Meollo. Nos topamos con la cafetería, no voy a decir que de casualidad, pero cerca anda. Entramos y no vemos a nadie que nos suene, después de todo, hemos llegado antes de tiempo. Por el camino nos enteramos que en la casa del siciliano nos esperaban sus padres, es decir , nadie conocido. Empezamos con las coñas. “Imagina que encontramos la casa y el padre del tipo nos pide que le ayudemos a cargar una alfombra bien rellena, de esas a las que se le escapan zapatos por un extremo”. Risas tontas y cachondeo continuado, siempre alrededor del mismo tema.

Conclusión. Entra un tipo en la cafetería que me recuerda ligeramente a alguien. Habla con los de la mesa de al lado. Luego entra ella, mi amiga. Alegría, abrazos, yaestáisaquí variados. “Mira, os presento a mis suegros y bueno, a toda la familia de mi novio”. Y claro, por supuesto son los que ocupaban la zona anexa a la nuestra, esos que con muy poco esfuerzo por su parte habrían escuchado (y entendido a medias) a unos españoles diciendo burradas sobre temas sensibles. Una ráfaga de miedo recorre mi rostro. En mi imaginación, pies de cemento, metros de agua sobre mi cabeza, mi pelo al compás de las corrientes como algas marinas. Salvación. Escucho una frase del novio a su padre. Traducción: “¡Pero si te he preguntado hace un rato si había unos españoles aquí y me has dicho que no!

Aunque yo sigo vigilando hasta a nuestra sombra.

Estamos de vuelta.

Paranoid escucha Arctic Monkeys