29 de Junio de 2010

Odios

Posted by Paranoid en Miscelánea | 9:00

Listado de odios para el día de hoy. Consumir preferentemente antes de las 23:59 horas.

1. Señores sindicalistas del Metro de Madrid. Comprendo sus reivindicaciones e incluso las apoyo. Pero dejar a una ciudad como esta sin Metro, me parece una irresponsabilidad bestial. 2 millones de trabajadores afectados. Los que les han metido el tijeretazo no viajan en transporte público.

2. Tipo que entre el domingo y hoy ha aparcado al lado de mi coche y al entrar o salir (supongo que al entrar), no ha querido hacer las maniobras necesarias. Mi aleta trasera izquierda, la puerta del mismo lugar y la llanta lo hubieran agradecido. ¿Dejar nota? Para qué… Estaba aparcado en batería, que nadie se imagine situaciones complicadas.

3. Señora que cuando conduce parece que juega al despiste. Los intermitentes están para avisar al de detrás de lo que va a hacer usted, no de lo contrario. El frenazo, a su salud.

4. Señor que manda mucho. Demasiado. Su silla de cuero será más grande que cualquiera de las que yo tenga en mi vida, pero a veces no tiene usted razón. Y a veces, nosotros si.

5. Jugadores de la selección portuguesa de fútbol. Por lo que pueda pasar. Odio preventivo (figura inaugurada por Bush hace unos años).

Nada más, de momento. Me temo que añadiré algo durante el día.

Paranoid escucha Superunknown, de Soundgarden (impulsivamente)

22 de Junio de 2010

Declaraciones desafortunadas veraniegas (I)

Posted by Paranoid en Miscelánea | 8:10

Boyer estrena con tino esta nueva serie que, si todo transcurre como preveo, va a salvar la actualización del blog en verano. Este hombrecillo, bien conocido no precisamente por su carácter de ex ministro de Economía, ha soltado más de una perla en un desayuno económico (¿comerían activos tóxicos?). La mejor, esta:

“Si se siguen bajando los sueldos de los ministros y de los altos cargos de la Administración, pues no llegarán a ellos nada más que los analfabetos. No se trata de equiparar estos sueldos a los de los presidentes de los bancos, pero a lo mejor sí a los de algunos subdirectores generales de cualquier empresa, algo que me parece razonable”. (Cinco Días)

Calculo que entre salario, dietas y demás remuneraciones de esta gente, iPhone incluido, mi nivel de alfabetismo en la escala Boyer anda sobre el 6x. Y mis padres pagándome una buena educación…

Paranoid escucha Triángulo de Amor Bizarro

17 de Junio de 2010

El Mundo y sus titulares…

Posted by Paranoid en Miscelánea | 9:47

Me encanta el titular de El Mundo en su edición papel sobre el partido de ayer de España:

Título: Los especuladores Suizos disparan el riesgo de España

Subtítulo: Baja la cotización y crece el diferencial con Alemania

Como dijo Cayo Lara hablando de la recuperación del Rey, “lo cortés no quita lo valiente”. Es genial. Plas plas plas.

Paranoid no sabe lo que escucha

7 de Junio de 2010

We are commuters

Posted by Paranoid en Miscelánea | 18:34

En inglés existe una palabra que nos define perfectamente: commuters (dícese todos los que día a día cubrimos grandes distancias, más las medimos en tiempo, para llegar a nuestros puestos de trabajo).

El desarrollo (veloz y rentable), las voraces políticas de suelo, la deslocalización de compañías hacia las afueras de las grandes ciudades, en polígonos sin personalidad y entre negras autopistas como cicatrices interminables, ha arrastrado al común de los trabajadores a la condena del traslado diario impersonal. Día a día se repite la misma escena. Si todo es normal, los pasos de cada uno de nosotros nos conducirán al metro, al tren, al autobús, al coche, a vagones de transporte de ganado que nos escupirán frente a nuestras granjas de producción. Si todo es normal. Es triste pero cierto, en algunas urbes, el que pasea hasta el trabajo se siente privilegiado. Con razón.

La escuela nos prepara desde pequeños para una vida basada en el ordeno y mando. A corto plazo, el recuerdo continuo de la realidad mayoritaria nace así, temprano, cuando la ciudad bulle vida, aunque vida es mucho decir. Riadas de personas pierden parte de su condición intrínseca cuando pasan por su aro particular. No es sólo un “recuerda qué eres y adónde vas”, es eso y un largo periodo de reflexión para que lo masculles, lo digieras lentamente y no se te olvide jamás. Y por si la ilusión de libertad se anexiona los principales territorios de tu cuerpo, al terminar el día contraataca. Toma infinitas paradas, toma túneles sin luz al final, toma tubos de escape escupiendo hastío. Entra en tu minipiso, relájate, disfruta del espejismo. Mañana tienes que rendir.

Y con la rendición aparece el Síndrome de Estocolmo en su nueva variedad, más limpia y legal. Llegará el momento en el que levantarás la cabeza alarmado. “¿Una parada más? No, todavía no quiero salir de aquí”. Pero cómo no, la bestia te expulsa.

¿Te gusta viajar?

Paranoid escucha The Duke Spirit