25 de Febrero de 2010

La lavadora del tesoro

Posted by Paranoid en Miscelánea | 8:02

Esta semana ha venido el psicólogo de la lavadora a casa. El sábado, el aparato pleistoceno (inciso: “¿pero no es nueva?”, comentó la casera), se negó a centrifugar y desaguar. “Cuadro agudo de ansiedad unido a un atranque en la bomba”, dictaminó el técnico, tras lo que se puso a trabajar. Agarra la lavadora, la expulsa de su guarida, la aparta un poco más y… pide un cepillo y un recogedor. Había encontrado un zulo de Maya, nuestra gata-urraca. A saber:

- Rollos de papel celo (2)
- Pinzas de la ropa (3)
- Un hueso de pollo
- Varios trozos de pan
- Otro hueso de pollo
- Pinzas para cerrar las bolsas de comida (3)
- Gomas del pelo (2)
- Pinzas del pelo (2)
- Un mechero
- Dos cajas de cerillas
- Medio bombón
- Un dedo humano
- Una especie de bola-canica
- Varios alambres de los que cierran el pan de molde (5 en dos formatos)
- Tapas de bolígrafo
- Un bolígrafo

Esta mañana todavía metía la zarpa debajo y me miraba inquisitivamente. “¿Dónde está mi tesoro?”…

Paranoid escucha Deep, de Pearl Jam

23 de Febrero de 2010

Anormalidad de la gente

Posted by Paranoid en Miscelánea | 8:12

Noticia que aparece esta mañana en El País:

La policía detiene en Vizcaya a dos presuntos colaboradores de ETA

“Urko Izagirre y Enrique Noya están acusados de prestar la furgoneta con la que ETA atentó contra la casa cuartel de Calahorra en 2008”

Ya es para hacerse mirar el hecho de luchar así por una supuesta causa. También me parece de tener cierto problema mental el hecho de ser etarra, abrirse una cuenta de Facebook (a saber qué aparecía en su perfil) y aparecer con la camiseta de España. Pero no sé qué pensar sobre una persona a la que un terrorista le pide prestada una furgoneta y se la deja. “Ya te la devolveré en forma de llavero”…

Paranoid escucha Nick Cave

15 de Febrero de 2010

Anciana abulense

Posted by Paranoid en Miscelánea | 23:19

Ávila. Sábado a eso de las 18:30. Zona Sur. Estoy un poco desorientado (que no perdido), busco una calle muy pequeña que por desconocida parece imaginaria. Al salir de una rotonda, un estruendo en forma de sirena me indica que, o me quito de en medio, o un bonito coche de la Policía pasa por encima del mío. Me separo y freno justo delante de un paso de cebra con vieja incorporada. La señora se acerca al coche y toca la ventana. La bajo.

Señora semifosilizada: ¿Qué dirección llevas?

Paranoid: No lo sé (y era cierto).

Señora semifosilizada: ¿Pero vas hacia allá? –me dice, momento en el que abre la puerta y mete la pierna, o lo que fuera aquello-.

Paranoid: ¡Pero señora, adónde va! –grito mientras quito todo lo que había en el asiento del acompañante. Me arrepiento de la expresión nada más escupirla, no creo que sea la más adecuada para mis intereses-.

Señora semifosilizada: Hacia allá –contesta, mientras señala el horizonte y se acomoda por completo.

Yo, claro, alucinaba. No sólo no tenía mucha idea de por dónde seguir, ahora además llevaba una anciana al lado con cara de loca y traje-de-vieja azul, también de loca. Arranco y sigo hacia delante, la dirección, en principio, nos servía a los dos.

Señora semifosilizada: ¿Qué dirección llevas?

Paranoid: (esto me suena) Le repito que no sé, estoy un poco perdido.

Señora semifosilizada: ¿Hacia el centro?

Paranoid: (paciencia Paranoid, paciencia) Ummm, mire, ¿adónde se dirigía usted?

Señora semifosilizada: Allí. Un poco más adelante… frene frene, es en este edificio –todo esto lo dice en apenas 300 metros. Al parecer le dolía el pie-.

Paranoid: Muy bien, pues espere un momento que busco un sitio donde parar. Aquí no es posible.

Señora semifosilizada: ¡Es ahí, hijo! ¡Es ahí! –grita, mientras señala con el dedo–.

Paranoid: Ya, ya, paro en cuanto pueda.

Pero no me da tiempo a “poder”. Miro a mi derecha y veo como la señora tiene la puerta abierta. El coche en marcha, la puerta abierta, la vieja a punto de salir y una farola que espera su momento de gloria. Freno en seco. La señora se tambalea y se escapa con sorprendente agilidad. Me estiro, cierro y subo de nuevo el volumen. Pearl Jam muy alto. Me parto de risa.

Paranoid escucha Dr. Sapo

5 de Febrero de 2010

El Ciclo de la Vida

Posted by Paranoid en Miscelánea | 8:12

Nada resume mejor el ciclo de la vida que el último tramo del camino hacia mi trabajo.

Salgo del Metro, cruzo la plaza y avanzo. A mi izquierda, un descampado en el que no vivirían ni los perritos de las praderas (nombre menos pijo, Cynomys). A mi derecha, un colegio de educación primaria. Y un polideportivo. Y otro colegio. Y unos cuantos camiones de reparto que se dirigen a la zona empresarial. Y para terminar la manzana, un práctico cementerio. Ah, y enfrente, justo después del precioso barrizal (en el que por cierto, hoy he aparcado y casi me comen los gusanos de Bitelchús), una comisaría semiclandestina disimulada en la sede de protección civil.

Edúcate, edúcate, diviértete (más bien, olvídate de tus miserias) y trabaja lo que te dejen, que vas a acabar en la tumba lo quieras o no.

Y vigilado, no sea que te quieras salir del camino.

Paranoid no es tan desesperadamente pesimista como pueda parecer
Paranoid escucha Amusement Parks in Fire