27 de Junio de 2008

Cuaderno de bitácora

Posted by Paranoid en Sesiones (con Gordon Geco) | 11:19

Cuaderno de bitácora

11:19 del 27 de junio de 2008, día de san Cirilo y santa Alicia. Ningún puerto a la vista en el que tomarse un grog con alguien interesante. Es día de san Cirilo (acabo de felicitar a dos) y santa Alicia. Surco las aguas en un lugar que no aparece en los mapas. Montané, se llama la zona. Pertenece a la flota del pirata Ardanuy, famoso por sus símiles sobre galeotes (no conoce la palabra) en las formaciones que a veces celebra con sus hombres. Mala gente. Demente, inclemente e impredecible. Irrespetuoso y superior (él cree), inmortal, inmoral y desdeñoso. Speedy González en versión el-mundo-a-mis-pies. Ya no me asusta, aunque bien visto nunca lo hizo. Tampoco le odio, pero en ocasiones le hubiera cortado la cabeza con una cimitarra, esas espadas curvas que usan los bárbaros del sur.

Mi rumbo es conocido, mi destino también. He vencido en aquella batalla en la que cayeron 8 de mis compañeros. Otra tripulante también ganó. Se fue igual que yo, con el orgullo intacto, la cabeza alta y la mirada tranquila de quien triunfa. Ambos abandonamos el barco antes de que la carga explosiva estallase. De todas formas, por lo que se comenta, yo no hubiera perdido si decidiera quedarme.

Ahora, navego hacia el este, hacia el puerto de San Sebastián de los Reyes. No me atrae en demasía, querido cuaderno, no por nada, sino porque en estas aguas yo ya nadaba tranquilo, sabedor de los peligros y de las oportunidades. Allí, en otro clima y con nuevas especies que conocer, necesitaré de nuevo un tiempo para aclimatarme. No dudo de que eso ocurra, pero me da pereza empezar de nuevo. Es mi futuro, es mi profesión, siempre empezando de nuevo, año a año sin remisión. Lo positivo es que en esta ocasión no cambio de continente. Lo negativo… no sé, lo negativo está por ver.

Ahora, bajo a la sala de radio. Me ha llegado una comunicación importante. Del contramaestre, parece.

Veremos.

Paranoid escucha Keep yourself alive, de Queen

26 de Junio de 2008

Cerebro

Posted by Paranoid en Sesiones (con Gordon Geco) | 18:24

Me despierto en un lugar oscuro, miro alrededor y me mareo. Me siento mal. En el suelo se marcan unas rendijas repletas de luz. Desde luego, invitan a abrir la trampilla que delimitan. Obligan. Lo hago, observo la nueva situación y me dejo caer hacia un suelo gris, húmedo y ligeramente gelatinoso. Todo es aséptico aquí. Enorme y aséptico. Me encuentro en medio de un enorme desafío a las leyes de la física. Ni una columna, ni una pared en toda la vasta sala. Decido avanzar. El agujero ha desaparecido y aquí no may nada. Tras horas de marcha (aprovecho para reflexionar sobre los círculos del infierno de Dante), me topo de bruces con ejército de seres enanos. Son grises también, no desentonan. Tienen forma de globo, con un gran y negro ojo central y dos pequeños flagelos que lo flanquean. Se sujetan sobre una pierna con dos pies (la extremidad se divide en dos a unos 15 cm. del suelo) y su brazo cuenta con la misma característica. Portan pancartas que rezan: “¡Respeto!”

- ¿Quiénes sois? — pregunté sin preámbulos. Ya nada me sorprendía.
- Somos tus neuronas. — contestaron—. Nos manifestamos contra tu forma de actuar, tu manera de maltratarnos regularmente y con premeditación. Sabes lo que ocurre y aún así no cambias tus insidiosas costumbres.
- No me lo creo. ¿Sois mis propias neuronas y me estáis recriminando algo? O me he vuelto loco o aquí hay un claro caso de aires de grandeza —, contesté con desdén.

En ese momento se produjo un revuelo. En un milisegundo, cada uno de los seres sacó un bastón plateado de no sé muy bien dónde y lo clavó en el suelo con una furia inusitada. Yo, que al principio no entendía nada, sufrí una intensa punzada de dolor en mi cabeza (que me dolía desde el comienzo de este extraño sueño), y un desmayo repentino. Caí a plomo para, poco después, recuperar la conciencia y constatar que mis propias neuronas me rodeaban y me ataban con fibras nerviosas. Más tarde, ocho de ellas me levantaron en vilo y recorrimos el lugar. Los paisajes grises se tintaron de un negro sucio, como de tizna tras un fuego violento. Aquí y allá, miles de seres aparecían en el suelo, deshinchados y con expresiones de sufrimiento (no creáis que era fácil descubrir el significado de sus muecas). Un líquido semitransparente y denso lo bañaba casi todo. Pequeños relámpagos eléctricos aparecían inconexos y se desvanecían con la misma velocidad. Su intensidad dependía de mis pensamientos, todos ellos sin sentido. Recordé que, al caer de la trampilla, había visto impulsos parecidos. Allí todo seguía una regla, todo parecía normal.

- Lo estás haciendo, lo vas a conseguir. Te vas a destrozar a ti mismo — susurró con voz quejumbrosa una de las neuronas ataviada con varios axones y una larga barba.

Yo temblé. Un día tras otro me repetía lo mismo cuando me intentaba levantar de mi catre. Un día tras otro, hacía caso omiso de la advertencia horas después. En esta ocasión, el consejo sonó con eco, con un retorno frío e inquietante.

Me desperté y apunté en la lista de la compra: cerveza.

Paranoid escucha Dig, Lazarus, Dig, de Nick Cave

25 de Junio de 2008

Se acerca

Posted by Paranoid en Sesiones (con Gordon Geco) | 15:47

El aire pesa aquí, se siente sobre los hombros como millones de partículas invisibles de plomo. Es aire mezclado, en proporción irregular, con hastío y aburrimiento. No tiene sentido, ya. No lo hay, por más que yo mismo lo haya buscado. Las paredes se acercan lentamente y la claustrofobia, esa que nunca me dominó, se hace patente. A apenas un metro, en el exterior, los árboles y la luz del sol saludan con sonrisas quiméricas. Incluso las hojas caducas, nunca conscientes de su carácter efímero, me reclaman con la seguridad de conocer su superioridad. Todo es relativo, contesto.

Hasta los relojes se han aliado para desvirtuar nuestra realidad. La de todos nosotros, tanto los que se quedan como los que se van (con mayor o menor capacidad de elección). Los minutos aquí no son minutos, son eternidades vacías de valor en las que el objetivo de la actividad se hace inalcanzable. Y de nada sirven los buenos propósitos. Cuando entras por la puerta, huyen de ti como animales salvajes, cegados por el sueño y la mezquindad del lugar.

Pero ya queda menos. La meta impuesta (pero no por ello discutida) se acerca con lentitud y determinación, de manera inexorable, sumergida en uno de estos procesos que no tienen vuelta a atrás.

Levanto la mano y saludo, no sea que se vaya a olvidar de mi.

Paranoid escucha I chose horses, de Mogwai

24 de Junio de 2008

Ibercivis

Posted by Paranoid en Miscelánea | 17:59

El viernes acudí a presentación del proyecto Ibercivis en la sede central del CSIC, un programa puesto en marcha, entre otros, por el propio CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y el CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas).

El planteamiento es sencillo, tú te descargas una pequeña aplicación de una página oficial y ésta, cuando detecta que tu ordenador se encuentra inactivo, se chiva a un investigador para que lo utilice en sus simulaciones. De esta manera, cada uno de los estudios que se incluyan en Ibercivis tendrá acceso a la potencia de cálculo de miles de ordenadores en periodos que no la aprovechen al máximo. Alfonso Tarancón, director de la iniciativa, lo explicaba de manera muy gráfica. Cada equipo casero medianamente moderno dispone de una capacidad de cálculo tan alta, o mayor, que los que se utilizaban en los años 90 en el diseño de aeronaves. ¿Por qué no sacar el máximo partido de estas supercomputadoras del hogar? Calculan unos 150.000 colaboradores…

Además, todo es configurable. El particular puede elegir a partir de qué momento quiere que su ordenador utilice sus recursos en estos proyectos, durante cuanto tiempo, si lo hace de manera anónima, si envía datos o si prefiere que, simplemente, no se conecte por cualquier razón. Si el usuario da su aprobación y las condiciones se cumplen, su ordenador avisará a la Universidad de Zaragoza de que se encuentra disponible. La aplicación que coordina los envíos remitirá a nuestro aparato una serie de paquetes para que trabaje sobre ellos y, una vez finalizadas las pruebas, este devolverá los resultados a, en esta ocasión, el CIEMAT. Parecido a aquel SETi@Home, pero con una diferencia: se pretende crear una plataforma con miles de ciudadanos y a la que puedan acceder un número ilimitado de científicos.

De momento, se han adaptado tres proyectos (se pueden elegir en su página):

Stellator TJ-II (CIEMAT): fusión por confinamiento magnético. Simula las consecuencias de los choques entre los núcleos atómicos del plasma. Es un camino hacia una fuente de energía casi inagotable.

Docking de proteínas: estudian la interacción entre cientos de proteínas y compuestos químicos para la creación de fármacos eficaces contra, por ejemplo, el cáncer.

Simulación de materiales: observa el comportamiento de los vidrios, en especial, los vidrios magnéticos, cuyo ámbito de utilización es enorme tanto en el presente como en el futuro.

Pues eso. En cuanto tenga un rato, me inscribo.

Paranoid escucha Oil and Water, de Incubus

19 de Junio de 2008

Renta de Emancipación (intento de…)

Posted by Paranoid en Miscelánea | 16:28

Llega un momento en el que no sabes si atribuirlo todo a la incompetencia de los políticos, a sus juegos de intereses o a que realmente lo que nos ocurre a los habitantes de la vida real les da lo mismo. De nuevo, me refiero a la Renta Básica de Emancipación para los jóvenes. Al culebrón del año, vaya.

El resumen de mi situación, y la de muchos de nosotros que vivimos en Madrid, es el siguiente: La solicito el 3 de enero, me piden el certificado de haberes en marzo (queda claro que no estaba en los requisitos iniciales), lo presento al día siguiente y hasta hoy. He llamado al 012. Cuando me han atendido, que ya hay que tener suerte, me han dicho:

• “En tu caso ya casi está. Si llamas la semana que viene te decimos si te lo han concedido y, luego, es cuestión de días”.
• No podemos decirte nada.
• La primera semana de junio te notificamos algo, no te preocupes.
• (Esta ya en persona, a Lau): Pues no podemos decirte nada. No sabemos, pero puedes venir de vez en cuando y, a lo mejor, ¡algún día te damos una alegría!

Luego, pueden ocurrir dos cosas, que te pidan de nuevo el certificado, como a Stoke, que ya lo había llevado, o nada. Nada.

Así que esperas. Y mientras esperas, lees cosas por aquí y por allá. En El Mundo, por ejemplo (no os asustéis, lo compré por aquello de los discos de Queen). La entrevista se la hacían a Beatriz Corredor, ministra de Vivienda. Algunas de sus respuestas:


Sobre las prioridades del Ministerio: “Apostamos por el alquiler, la vivienda protegida con opción a compra y la Renta de Emancipación de Jóvenes, que está funcionando muy bien en todas las regiones de España. Llevamos más de 130.000 solicitudes”.


Funciona muy bien. En Madrid no se ha dado ni una ayuda, 6 meses después, pero funciona muy bien.


Sobre el cálculo de los trabajadores que se quedarán sin empleo en el sector vivienda: “No lo sé. Las cifras que se manejan son muy dispares, desde 70.000 hasta 700.000 personas. Pero lo importante es que se han tomado medidas para que las que queden desempleadas en la construcción, se puedan emplear en otros sectores, no sólo la obra civil”.


Si no sabe ni el número de trabajadores que perderán su trabajo (y la horquilla es amplia), me pregunto qué medidas habrán preparado.

Claro, que luego aparecen noticias como esta, que asegura que el Ministerio podría restringir drásticamente el campo de beneficiarios de las ayudas (otro nuevo requisito) y ya es cuando te convences: Vivimos en el número 13 de la Rue del Percebe.

Paranoid escucha La cuadratura del círculo, de Vetusta Morla

11 de Junio de 2008

Derechos…

Posted by Paranoid en Miscelánea | 16:05

La huelga de transportes que nos toca vivir me provoca reacciones contrapuestas. Suelo estar de acuerdo con las movilizaciones. Es más, las considero necesarias. Pero en este caso no, en este caso se han perdido las formas, la prudencia y el rumbo.

Las causas del paro ya son polémicas y, por lo que escuché el martes, ellos mismos lo saben. Según su portavoz (lo siento, he olvidado su nombre), esto no tiene que ver con el precio del combustible. Así lo dijo, claramente. Él se refirió en todo momento a que el problema aparece cuando las grandes empresas del transporte no respetan los precios mínimos del sector. Ofrecen tarifas por debajo de lo acordado, vaya, y quieren que el Gobierno garantice que las cifras se cumplan. Luego, cuando ves imágenes de las retenciones y escuchas a los camioneros hablar, la expresión “subida de gasóleo” aparece en todo momento. Y piensas, “¿qué hace cualquier Gobierno contra el incremento del precio del petróleo?”. Si, ya sé que gran parte de lo que cuesta cada litro son impuestos. También deberíamos saber todos que ese nivel de impuestos aún es menor que el mínimo obligado por la UE. Y todos queremos pertenecer a la UE.

Ayer, Gabilondo daba en el clavo durante su informativo de la noche. Habló de derechos, lo mismo que pensaba yo desde que comenzó esta protesta que ha convertido Madrid en una jaula. De derechos de unos y de otros. Los profesionales, a la huelga. El resto, la inmensidad del resto, a trabajar, a viajar, a que nadie te corte el paso en la carretera, a disponer de productos en los supermercados, a repostar en las gasolineras, a no preocuparse en cómo vas a volver a casa.

El periodista también aludió a la necesidad de actualizar el concepto de “derecho a la huelga” a los tiempos modernos. Yo pienso que no. No hace falta cambiar nada. Lo que sí es necesario es no desvirtuarlo.

Paranoid tampoco contrataría los servicios Hosting LMI
Paranoid escucha Kid A, de Radiohead

4 de Junio de 2008

Carreras de lentos

Posted by Paranoid en Miscelánea | 9:23

De pequeños jugábamos a ver quién corría menos sobre la bicicleta. Parece estúpido, pero resulta tremendamente complicado. Fijábamos la meta en unos 15 metros y avanzábamos (es un decir) hacia ella, yo con mi Akimoto 4, mi hermano con una Torrot (“torrota por dentro”, decíamos, y su estado lo confirmaba), y mis dos amigos con sendas Motorettas. Las reglas eran sencillas, había que tardar lo más posible en llegar a la línea final sin poner el pie en el suelo ni retroceder. Nos dábamos empujones, nos insultábamos, incluso en ocasiones nos escupíamos a las ruedas (estilo Equipo A pero con salivazos) para que luego, en un alarde de emoción, siempre ganase el mismo. Que no era yo, claro.

Ahora, los niños no se plantean esta forma de pasar su tiempo libre (y mira que lo siento) y lo han sustituido por consolas, móviles y drogarse en los portales. Bueno, a eso quizás no hayan llegado aún. Pero no creáis que ya nadie juega a las carreras de lentos, no. Ayer éramos cientos.

El Metro, en esta ocasión, aplastó al Cercanías.

Paranoid quiso escribir esto ayer. Una valiente comunidad de hackers (veinteañeros y rumanos, por lo que pude investigar) se lo impidió
Paranoid escucha Días de Borrasca, de Héroes del Silencio