30 de Abril de 2008

Made in Heaven

Posted by Paranoid en Sesiones (con Gordon Geco) | 9:37

Made in Heaven es mi primer disco de recuerdos. Me lo compré con 15 años en una época en que los grandes éxitos de Queen me acercaban irremediablemente al rock. Fue todo un acontecimiento, cuando volví con el cd a casa ni siquiera había reproductor. Llegó tres días después.

La “revolución digital” acabó con ese casete del grupo que había desgastado pero significó muchas cosas más. Con Made in Heaven germinó en mi la semilla del interés. Dejé de escuchar música por pasar el rato para investigar, querer saber más, apilar información en un tiempo en el que ni siquiera existía la wikipedia (¡por dios!). Saboreé todo lo que hallé sobre la banda, vi vídeos (VHS, por supuesto) y experimenté esa sensación de no vivir lo mejor de cada formación. En ese caso era imposible, claro. En otros, supongo que funciona una especie de maldición.

Hoy, cuando lo escucho, soy incapaz de frenar el resumen vital que se proyecta en mi cabeza. Comienza en colores granulados (reminiscencias de aquella vieja Kodak), continúa en imágenes no muy definidas y finaliza en un perfecto lienzo rebosante de píxeles. Cambian los formatos, cambian los soportes, cambian las situaciones y, sobre todo, cambian las maneras de ver las cosas.

Dentro de unos años, cuando relea todo esto, pensaré que al menos habrá dos cosas que no se habrán modificado. Seguro.

Paranoid escucha It’s a Beautiful Day (Reprise), de Queen

22 de Abril de 2008

Incomprensible

Posted by Paranoid en Más allá de mi ventana | 12:40

El Ejecutivo del Reino Unido ha salido en ayuda de la banca con un plan que se traduce en 62.000 millones de euros de propinas. Algo parecido sucedió en EE. UU. y supongo que pasará en muchos países.

Voy a fingir que no me entero, así me enervo menos. Es decir, los bancos, esos mismos que nos ahogan con sus hipotecas (aunque el precio de los pisos tiene buena parte de culpa), que se convierten en nuestros dueños durante décadas… ¿Ahora van a recibir dinero de los contribuyentes? ¿De sus víctimas? ¿Por una crisis en la que han participado activamente? Y que nadie me diga que si no es peor…

Ahora entiendo esto del capitalismo. Si ganan, ganan, y si pierden, perdemos todos.

Paranoid escucha Hammer to Fall, de Queen

17 de Abril de 2008

El Mono Desnudo

Posted by Paranoid en Cementerio de los libros olvidados | 11:58

“Hay 193 especies vivientes de simios y monos. 192 de ellas están cubiertas de pelo. La excepción la constituye un mono desnudo que se ha puesto a sí mismo el nombre de Homo Sapiens. Esta rara y floreciente especie pasa una gran parte de su tiempo estudiando sus más altas motivaciones y una cantidad de tiempo igual ignorando concienzudamente las fundamentales. Se muestra orgulloso de poseer el mayor cerebro de todos los primates, pero procura ocultar la circunstancia de que tiene también el mayor pene, y prefiere atribuir injustamente este honor al vigoroso gorila. Es un mono muy parlanchín, sumamente curioso y multitudinario y ya es hora de que estudiemos su comportamiento básico.” El Mono Desnudo, Desmond Morris.

Y esto es sólo el primer párrafo de la introducción…

Paranoid escucha Your Time Has Come, de Audioslave

16 de Abril de 2008

Igualdad

Posted by Paranoid en Miscelánea | 10:54

Ayer discutí amablemente con La Mujer Tirita acerca de la idoneidad de que exista un Ministerio de Igualdad en el Gobierno de Zapatero. En un principio, yo pensaba que era más una acción de marketing que algo necesario. Es decir, por qué no tener un Ministerio de Trabajo, Igualdad y Asuntos Sociales en el que el tema en cuestión tuviera los mismos recursos y la misma cantidad de gente dedicada a él en exclusiva… Esto lo pensaba ayer, pero como siempre, hay gente que cuando habla, quieras o no te hace dudar. Cuando habla o cuando escribe, en este caso. Me refiero a la cantidad de afirmaciones gratuitas y poco afortunadas que se lanzan desde determinados medios desde el anuncio de la composición del Ejecutivo. Me da lo mismo que los tipos que lo redactan sean columnistas o no. Y me parece irrelevante porque están en un medio. El medio siempre se escuda en que la opinión de los colaboradores no tiene que coincidir con la suya. Claro, eso es así, pero si eres director y permites que se publiquen cosas así en tu periódico das que pensar algunas cosas: Estás de acuerdo/Tu medio está de acuerdo/No lo estás pero no te parece grave como para reprender o controlar a tu colaborador. En el caso de los conductores de programa de radio como Losantos, no hay nada que decir…

Por sus frases los conoceremos (gracias 20 Minutos):

“¿Les parece poco que una flamenquita llegue a ministra del Batallón de Modistillas de ZP?”
Antonio Burgos, columnista de ABC, sobre Bibiana Aído

“(Se acepta) Como animal de compañía, de batallón, de regimiento, de brigada y de división”. “Se le nota a chorros que le da asco gritar ‘Viva España”
Antonio Burgos de nuevo, sobre Carmen Chacón

“Como no haya ganado algún torneo de peteneras”. “Ejército de Carmencita Pepis”.
Losantos sobre Carmen Chacón y su nombramiento

“Para abastecer su gabinete de tías, Zapatero ha buscado debajo de las piedras”
Juan Manuel de Prada, colaborador de ABC (por qué no me sorprende…)

“Carmen, la del bombo”
David Gistau, El Mundo

“(El mayor mérito de Aído es haber fomentado el flamenco… y hay que callarse porque es mujer”
Cristina L. Schilichting, COPE, sobre Bibiana Aído

“¿Chacón va a coleccionar soldaditos de plomo para su retoño?”
Javier G. Ferrari, La Razón, sobre Carmen Chacón

Paranoid escucha Folk Death 95, de Mogwai

14 de Abril de 2008

Justicia social

Posted by Paranoid en Miscelánea | 12:17

Por primera vez leeréis en este blog una afirmación como esta: Existe la justicia social. También será la única ocasión en la que me muestre contrario al reparto de la riqueza porque si no, el número de amigos/conocidos/familiares interesados en que les invite a una caña (con pincho o sin él) se desmadra. De hecho, empieza a ocurrir, aunque practico la estrategia del caso omiso o la sonrisa del político (es decir, si si…)

Gracias al Racing de Santander, gracias al Sestao y gracias, sobre todo, a mi querido Pucela. Gracias por convertirme en un nuevo rico, por solucionar mis problemas de abastecimiento inmediato, por adelantarme lo que la querida Esperanza Aguirre se niega a tramitar. Igual exagero un poco, pero es que 620 euros así, de repente, hacen ilusión. Esto es plusvalía y no lo de las ventas de los pisos.

Me voy a especializar en ganar porras. Es la segunda que me llevo después de adivinar que Ratzinger Z iba a ser el siguiente Papa…

Paranoid escucha It´s a Hard Life, de Queen

11 de Abril de 2008

This was

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 8:06

Recuerdo como si fuera ayer cuando nos sentábamos frente a la ventana de tío Conra para ver la televisión a principios de los 60. Todos le llamábamos tío Conra pero en realidad respondía al nombre de Conrado Espada y era profesor nacional de la escuela, además de propietario de un aparato AEG, el único en la parte baja del pueblo. Allí, a la orilla de la laguna, nos citábamos una decena de chiquillos a observar en blanco y negro los programas de entretenimiento conducidos por Kiko Ledgard. Despedía carisma ese hombre.

En verano, cuando aparecía la carta de ajuste, nos levantábamos todos y cazábamos ranas con nuestros tirachinas. Sólo teníamos que darnos la vuelta para iniciar nuestras matanzas. A menudo también nos quitábamos las alpargatas (a mi me las hacía mi abuelo de “material”), y hundíamos los pies en el lodo. Esas vacaciones duraban años y la única evolución que se dio hasta que me fui a la mili fue que empezamos a fumar, Celtas y tabaco de liar sobre todo, y a beber vino que le robábamos a tío Remigio.

Cuando me reclamaron para el servicio militar, todo cambió. Dicen que allí te hacían hombre y desde luego era cierto. Me presenté en el 70 en el puerto de Algeciras para embarcar hacia el Sáhara. El Aaiún era mi destino durante más de un año, aunque luego la situación cambió y me destinaron a una granja militar en Segovia. Aprendí a jugar al chinchón, hacerme porros y disparar con el cecme. Esto último me atrajo desde el principio. Me gustaba colocar el botón en posición ráfaga y disparar todo el cargador en apenas un segundo. Pensaba que en situación de guerra me quedaría vendido, pero era divertido. El servicio militar acabó antes de que me diera cuenta. Adiós a los madrugones con toque de corneta, adiós a las ampollas y a las botas como piedras, adiós a los amigos (que no creo que vuelva a ver) y adiós al ¡Arriba España! Con el brazo levantado.

Lo que vino después… en otra ocasión.

Paranoid se inventará algún que otro pasado más…
Paranoid escucha The Great Pretender, de Freddie Mercury

6 de Abril de 2008

Diario de un emigrante

Posted by Paranoid en Miscelánea | 20:39

La emigración es uno de esos temas que, por mucho que cambien las realidades en las que se manifiestan, siempre mantienen vínculos de similitud. En el fondo da lo mismo la época, la clase social, los países de los que se parte o los destinos a los que se llega. Existirán diferencias y hasta excepciones, pero el desarraigo ante la lengua, las costumbres y lo desconocido siempre aparecerá como un certero sentimiento de negatividad camuflado en infinitas comparaciones.

En Diario de un Emigrante (Miguel Delibes), un joven español decide hacer las américas junto a su esposa atraído por un familiar de ésta, empujado por las ansias de prosperar y animado por una máxima: en América no pagan por dormir pero quien tiene ganas de trabajar, prospera. El relato, en forma de diario, muestra las situaciones a las que hace frente Lorenzo durante los días anteriores al viaje, el cruce del atlántico y su estancia en el Chile de mediados de siglo. Llama la atención la sencillez, la cotidianidad del lenguaje utilizado por el vallisoletano (una de las características de su obra) y el realismo de cada una de las escenas. No hay lugar para el adorno ni la ficción (aunque al fin y al cabo, no es más que eso), pero sí para una profunda intensidad que se traduce en ojeras, horarios intempestivos y obsesión para el lector.

Durante el año de duración de este diario, la personalidad de Lorenzo evoluciona en pequeños movimientos circulares. El optimismo llama a la puerta de la depresión, el éxito se enquista en el fracaso, el convencimiento da paso a la duda persistente y la curiosidad por el futuro choca frontalmente con una morriña muy insidiosa. Todo, con camino de ida y vuelta. Todo, contado con a través de un léxico que acoge, poco a poco y con normalidad, aquellas palabras que de entrada el protagonista aborrece.

Recomendable.

Paranoid escucha I Want It All, de Queen