27 de Agosto de 2007

Amistades del Abuelo Cascarrabias

Posted by Paranoid en Miscelánea | 22:27

Por 15 céntimos de euro, cosas que te puedes encontrar en casa del Abuelo Cascarrabias cuando vas a comer con él:

- Un ejemplar de Desde el Banquillo, de Javier Gómez de Liaño, con la siguiente dedicatoria:

“A Diego, con todo afecto, estas paginas a propósito de nuestra justicia, escritas por su amigo que le abraza.”

Para qué seguir buscando…

Paranoid escucha Amigo, de Roberto Carlos, versionada por Niños Mutantes

24 de Agosto de 2007

Monarquía

Posted by Paranoid en Más allá de mi ventana | 10:47

Me lo enseñaron de pequeño (ahora lo incluirán en Educación para la Ciudadanía): hay que escuchar a los ancianos, son sabios y tienen experiencia. Parece que tenían razón. Esta es la respuesta de Abuelo Paranoid a la pregunta “Y de la Monarquía, ¿Qué me dices?”:

“Yo sólo se que vinon* dos y ahora son una piara”.



Y como también me enseñaron que hay que relacionar, me gusta esto: “Si no han secuestrado al Hola…”


*Vinon: Vinieron, según la curiosa conjugación de algunos verbos en el norte de Extremadura.


Paranoid escucha Battery, de Metallica

21 de Agosto de 2007

He vuelto

Posted by Paranoid en Miscelánea | 11:21

Y he sufrido las tres fases:

Síndrome pre-vacacional: se caracteriza por emborronar el calendario hasta el punto de que, si quisiera, podría exponerlo como arte moderno y efímero en el Museo Patio Herreriano (y no es una crítica de su nivel).Comenzó un mes antes del día clave y se concretó en un lento declive laboral para no acusar la repentina ausencia de actividad que se avecinaba.

Síndrome vacacional: dos frases clave dominan este corto periodo. “¡Joder qué resaca!” y “vaya, un día menos para volver”, dicho esto nada más despertarme.

Síndrome post-vacacional: se reconoce por la desidia, el mal humor y un jet lag que termina de agravar los síntomas. También por el retraso a la hora de actualizar esto y por las cuentas mentales tipo “ya sólo quedan unos 330 días para las próximas”.

A todo esto, buenos días.

Paranoid escucha Pesadilla en el parque de atracciones, de Los Planetas

3 de Agosto de 2007

En un tiempo lejano

Posted by Paranoid en Cementerio de los libros olvidados | 23:19

“Claro, una semana sin escribir nada, este se ha ido de vacaciones…” Pues no, pero me voy ahora. Mañana, para ser exactos. Y como estoy vago y voy a tardar varios días en aparecer por aquí, dejo un regalo de calidad.

Con ustedes, ¡Quim Monzó!

“He aquí que una madrugada azul, de nieves blancas y arenas infinitas y glaciares como lenguas llorosas, el homínido se alzó sobre las dos patas de atrás y bajó los ojos hacia una tierra que ahora, de golpe, le quedaba lejos y movediza, y dilató las narices y olfateó la humedad del río y se dio cuenta de que olfateaba la humedad del río, y gruño de contento, y volvió los ojos hacia el sol rojo que hacía más allá de prados y montañas y extensiones de tierra negra y horizontes de hierba y cabalgatas de animales eternos como el tiempo, y bajó la mirada y miró con fijeza la encina y levantó el puño y alargó el dedo índice, señalando la masa vegetal que susurraba ante él, y sintió cascadas de agua en la boca, pequeños gritos inconcretos, chillidos toscos: Agr gr gr ga arg; hasta que el gruñido se convirtió en palabra y vocalizó: Ar a arb abr arb arbo l, y repitió: Árbol, y el índice todavía señalaba la encina, hasta que lo dirigió a la inmensidad azul que se extendía de un lado a otro del día que nacía sobre su cabeza como un dios de dos dimensiones infinitas, y dijo: Ci c ce cie cielo, y lo repitió, abrió unos ojos como naranjas, todavía inseguro, y señaló el río y vocalizó: A ag agu gb a agu ua, y sonrió satisfecho, con los ojos llenos de una alegría reluciente, y pisó el suelo con fuerza, toc-toc, y la señaló con el dedo índice y vocalizó dificultosamente: Pa pso pacost païco pasio ta, y ya con más calma: Paaï sos ca atlanns, sonriente y jovial, sin saber la que acababa de armar.”

Ochenta y seis cuentos, Quim Monzó.

Paranoid escucha Front Of, The Gift