30 de Marzo de 2007

Périgueux

Posted by Paranoid en Miscelánea | 19:14

Périgueux es el centro de operaciones. Más bien Rouffignac, un pequeño pueblo un poco más al sur. Alrededor, canales que unen mares, mamuts en la eternidad, castillos medievales y el olor lejano a cátaro.

Y una semana para recorrerlo. Con ella.

Paranoid escucha L’horizon, de Dominique A
Paranoid se despide hasta dentro de una semana
Paranoid esperaba ansioso este viaje

29 de Marzo de 2007

No lo intentéis

Posted by Paranoid en Miscelánea | 20:33

Hace muchos años, cuando casi no era persona y no tenía conocimiento (menos que ahora) fui al hospital a sacarme sangre. La enfermera lo intentó en el brazo izquierdo y no pudo, no localizó la vena, adujo. Luego se pasó al derecho, en el que pinchó y pinchó hasta que se dio por vencida con medio tubo lleno. “Este niño no tiene sangre”, se excusó, algo que, por cierto, explicaría mi tranquilidad crónica.

¿A qué viene esto? Es sólo un simple aviso, tengo antecedentes. No lo intenten, no quieran desangrarme durante los próximos 40 años. Más lo siento yo, pero es que no van a encontrar nada.

Paranoid escucha The Electric Versión, de The New Pornographers
Paranoid ha comido lentejas
Paranoid ya casi está de vacaciones

27 de Marzo de 2007

De pistilos, estambres y demas parientes

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 23:55

El cambio climático está de moda. Y no es de extrañar, la verdad. Cada año hace más calor del que ha hecho nunca y hay una sequía inigualable. Aunque también es cierto que hace seis, recuerdo perfectamente, yo vi más frío en Valladolid que en toda mi vida y un año cercano, no puedo precisar cuál, llovió día si, día también, en invierno y en otoño.

Hace unas semanas vi el primer árbol en flor ( imagino que un almendro) de la temporada. Por supuesto, mucho antes que otros años. Creo que los bichos también pensaban lo mismo a juzgar por su errático itinerario. Después de mirarlo un rato me acordé de una reflexión sobre el tan traído cambio climático, situación que yo rebautizaría como descontrol climático.

Resulta que alguien, un experto de no sé que sitio, decía que este problema no es tan problema. Me explico. Que el clima cambia parece que está bastante claro y que sea culpa nuestra, pues también. Lo que apuntaba después era que, para él, no resultaba tan grave. Aseguraba el científico que es la primera vez que una especie llega a tal nivel de desarrollo y, por lo tanto, que somete a tal presión al planeta. Esto no significa que vaya a desaparecer. Lo que ocurrirá será que los humanos se esfumarán de la Tierra, se extinguirán si no ponen remedio, y se dará una nueva “era de cambio”, como tantas otras que han sucedido, glaciaciones incluidas. Vaya, el clima ofrece otra cara y la Tierra se defiende ante una situación nueva. Ni buena, ni mala. Más bien incomparable.

En resumen, que como no existe jurisprudencia, no podemos juzgar y, mucho menos, juzgarnos a nosotros mismos.

A partir de ahí, que cada uno piense lo que quiera.

Paranoid escucha Ver en la Oscuridad, de Deluxe
Paranoid tiene sueño
Paranoid mira de reojo a Paulita

25 de Marzo de 2007

Escher

Posted by Paranoid en Miscelánea | 23:12

Esta mañana he recorrido la exposición de Escher en el Centro Arte Canal. Ahora ya no sé si voy o vengo.

Paranoid escucha Pesadilla en el Parque de Atracciones de Los Planetas
Paranoid ve ese viaje más cerca
Paranoid no necesita que le roben esta hora

20 de Marzo de 2007

Temblores

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 23:42

Mi reino por un sismógrafo. Y por un medidor de resistencia corporal, comoquiera que se llame, también. Ya puestos a pedir, no me vendría mal además un sonómetro.

Lo que quiero conocer es la energía que despide el vecino de la derecha todas las mañanas cuando se aclara la garganta. De 7:30 a 8:35, exactamente. Tan regular como el Expreso Pendular del Milagro de P. Tinto (cada 25 años) o mi visita a Repsol de tres en tres semanas. Empiezo a pensar que se mueven hasta las paredes y no es una paranoia sin fundamento. Nunca he visto al gato esconderse con tal pánico que cuando este hombre, mayor él, comienza el concierto (y me despierta). Su expresión de terror supera incluso a la que muestra ante el aspirador.

Es que no puede ser saludable. En serio, no exagero ni un ápice. El buen vecino ya no tiene garganta, tiene tubo de escape de Barreiros oxidado y un gran futuro como doblador profesional de orcos y documentales de Nacional Geographic. Desde luego, si todo lo que tenemos ahí dentro, nuez, cuerdas vocales y alguna que otra espina, sobreviven cada mañana a los ataques de este monstruo, el mito de la dureza del diamante perderá todo su significado.

Y lo peor es que, aunque yo no lo he vivido, el león de la Metro-Goldwyn-Mayer no ha dejado de rugir, cada amanecer, durante los últimos treinta años. Seguro que se podría aprovechar como fuente de energía renovable.

Impresionante.

Nota: Pululi hoy tiene buena excusa, Las Fallas. De todas formas, yo estaría atento al día de hoy..

Paranoid escucha Level 20, de Terry Lee Hale
Paranoid regala sesión de Wikipedia
Paranoid debería descansar más

19 de Marzo de 2007

Pura lógica

Posted by Paranoid en Más allá de mi ventana | 0:18

El cuñado de Lalau hizo ayer un comentario de esos que cerrarían la boca a los tertulianos políticos de la radio. Si él fuera Zapatero, aseguró, acudiría sin dudarlo a la manifestación por la no-adhesión de Navarra al País Vasco. Al fin y al cabo, el Gobierno defiende lo mismo que el PP, UPN (es decir, PP en Navarra) y el resto de marchosos, perdón, manifestantes.

Lo mejor hubiera sido ver las caras de Rajoy, Esperanza Aguirre (que también estaba) y el presidente de Navarra al ver bajar del autobús a la directiva del PSOE con una pancarta bien grande que rezara: “¡Navarra es España (y no lo repetimos más)!

Paranoid escucha The Temple of the Dog
Paranoid sueña con ese viaje para Semana Santa
Paranoid odia los lunes

16 de Marzo de 2007

Adiós

Posted by Paranoid en Miscelánea | 0:46

Me voy. No es que quiera, yo por mi me quedaba, pero es que me han llamado. Parece que mi tiempo por aquí, entre los vivos, se ha terminado. ¿Qué cómo lo sé? Pues no han sido muy sutiles, la verdad…

Paranoid escucha Dead man in my bed, de Nick Cave
Paranoid atisba por fin el fin de semana
Paranoid no tiene sueño

13 de Marzo de 2007

Don’t Panic

Posted by Paranoid en Cementerio de los libros olvidados | 23:51

Don’t panic reza mi móvil cada vez que lo enciendo. Don’t panic, exactamente el mismo mensaje con el que La Guía del Autoestopista Galáctico saludaba a sus usuarios. No te asustes, no pasa nada, piensa que mañana todo será mejor. O dentro de unos días. Pero ante todo, no te preocupes y “no te hagas mala sangre” (expresión que alcanzó su clímax particular en los labios de Don Mazinger). Todo se arreglará con o sin tu participación, claro. Porque tú no importas. Limítate a pasar de puntillas y no hacerte notar. Cuidados paliativos se llama. Aquello que antes compartías con Sabina y ahora vives junto a Nacho Vegas (la asociación de ideas me hace pensar en barbitúricos y alcohol) y puede que algún disco de Radiohead. Simplemente déjale hacer, a quienquiera que lo haga, y espera al momento adecuado para sentirte mejor. Y mientras tanto no te muevas, no te arriesgues no sea que todo se vuelva contra ti. Otra vez.

Veremos.

Paranoid escucha Knives Out, de Radiohead
Paranoid ha leído Momentos de Soledad
Paranoid sueña con el viernes

12 de Marzo de 2007

El Guardián Entre El Centeno

Posted by Paranoid en Cementerio de los libros olvidados | 1:14

Holden Caulfield no aguanta el cine, ni siquiera que se lo nombren. También odia los taxis y los autobuses de Madison Avenue, subir y bajar siempre en ascensor, los sastres que le arreglan los pantalones en Brooks y a toda la gente que dice que algo está preparado pero luego no lo está.

El joven Caulfield no soporta a los actores, “nunca actúan como gente de verdad, aunque ellos creen que si”, ni a los mayores que bailan con los niños “chicos”. Lo mismo le ocurre con “los tipos de consideran una mariconada no partirle a uno hasta el último dedo cuando le dan la mano” o con aquellos que se sienten encantados de conocer a alguien. Él, por su parte, suele contestar lo mismo cuando en realidad esas personas le “importan un comino”.

En realidad, para recoger todo lo que no le gusta al protagonista de El Guardián Entre El Centeno necesitaría horas, miles de líneas y una caja de antidepresivos. Holden representó a una parte de la juventud americana, pesimista y resentida, enfrentada al consumismo y a la aparente ausencia de moral. Y lo demostraba con frases como…

“Me alegro muchísimo de que hayan inventado la bomba atómica. Si hay otra guerra me sentaré justo encima de ella. Me presentaré voluntario. Se lo juro.”

Paranoid escucha Une Année Sans Lumiere, de Arcade Fire
Paranoid quiere soñar
Paranoid no se sorprende de que, en Estados Unidos, esta novela haya estado tan mal vista durante años

6 de Marzo de 2007

She Moves In Her Own Way

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 23:55

Seguí su embarazo día a día desde las primeras semanas. No puedo concretar desde que momento exactamente, nunca me lo dijo. La verdad es que nunca me dijo nada.

Ella subía cada mañana la calle, unas veces desde el principio, en otras ocasiones ya mediada. Es posible que siempre saliera desde el mismo portal y fuera yo quien, por una u otra razón, variara mi horario minuto arriba, minuto abajo. De cualquier modo, antes o después la veía pasar con su paso firme combinado con una zancada larga y acompasada. Su altura se lo permitía y su figura, estilizada hasta el final, también.

Su mirada llamaba la atención. Transmitía placidez y una seguridad en si misma que se tornaba en intranquilidad a su alrededor. De repente, todo lo demás parecía que no existía. Estaba allí, si, pero nadie era consciente de ello. A mí, sin embargo, esa mirada me fascinaba. Clavaba la vista en ninguna parte y avanzaba sin esfuerzo, liviana. Era como si gravitara, como si entrase en una película ralentizada precisamente para ella. Y yo me veía sólo en la sala, con mi entrada y el resto del rollo a mi lado. Nadie me tenía que molestar.

Llegó un día en el que no volvimos a coincidir. Varié mi itinerario, no me quedó más remedio, y no volví a pensar en ella hasta esta mañana. En ella y en su niño (y en la suerte que tiene la criatura). Es de esos casos en los que desde el primer momento adivinas que se convertirá en el primero de su clase.

Paranoid escucha Honey Bee, de Grinderman (Nick Cave y alguno más)
Paranoid no se muda
Paranoid espera que la semana mejore

Next Page »