30 de Enero de 2005

Arrancamos

Posted by Paranoid en Uncategorized | 19:03

Ya queda menos para el primer ensayo general. Hace tiempo que todos tenemos nuestros papeles y, por fin, vamos a empezar a ponerlos en práctica. El mío lo tengo dominado, sólo tengo que ser yo mismo aunque en otra ciudad. La primera prueba la tenemos este fin de semana aunque aún no sabemos cuando será el estreno, cada uno tenemos una fecha en mente y es complicado que coincidan porque no sólo depende de nosotros. Lo bueno que tiene es que parte de la compañía (de momento somos un trío) ya se encuentra sobre el terreno. Yo pienso que hasta el verano, por lo menos, no podremos comenzar en serio con la función pero ya se verá, tengo otros compromisos pero supongo que se pueden romper. La situación más o menos me suena.
De momento estaré a la expectativa e intentaré que el ensayo de este finde salga lo mejor posible (de lo que, a día de hoy, no tengo ninguna duda).

Paranoid escucha I’ll See You In London, de Deluxe.
Paranoid deseaba ayer compartir una Murphys con Lalau en Picadilly (es más, piensa que algún día lo hará).
Paranoid va a darse una vuelta por Infojobs y luego se acercará al Borsalino.

27 de Enero de 2005

Semáforos

Posted by Paranoid en Uncategorized | 23:02

Ayer me di cuenta de un detalle en el que Salamanca se encuentra por delante de otras ciudades, que no significa que no tenga más, sólo que yo aun no los conozco. Me refiero a los semáforos del centro. Resulta que el muñeco verde se mueve, anda cuando se puede pasar, pero es que además, cuando se pone intermitente ¡El tío corre! La primera vez que lo vi iba con mi padre y no pudimos para de reír en un rato. La idea es buena, lo reconozco, pero tras mucho pensarlo, he visto que al dichoso personaje se le puede sacar más partido. Estas son las conclusiones:

Verde: Estaría bien que el Ayuntamiento se gane unos euros con publicidad. Ponerle unas Adidas a un bicho que anda medio minuto cada minuto durante todo el día tiene que dar crédito. También se le podría cambiar la vestimenta dependiendo del día. No sirve de nada pero bueno, quedaría más estético.

Rojo: El tío se aburre, eso es evidente. Podríamos animarlo un poco. Se me ocurre que mientras espera se podría fumar un cigarro (o un porro, según el barrio en el que esté el semáforo) o meterse un dedo en la nariz a ver lo que encuentra. También se le podría hacer que mirase al cielo, en señal de paciencia absoluta o que pusiera cara de mala leche… No se, muchas cosas pero, la principal, la publicidad. En este también. Imaginad toda la gente que mira al dichoso muñeco a lo largo del día…

Sólo pido, señor Lanzarote, gran alcalde de Salamanca (anda que no soy pelota) me tenga en cuenta si se decide a vender la publicidad. Yo con un treinta por ciento me conformo.

Paranoid acaba de terminar su jornada laboral y está a punto de empezar la siguiente.
Paranoid escucha Sweet Child Of Mine, de Guns and Roses.
Paranoid valora Doraimon como nick para la-sin-nombre-de-La-Gaceta.

26 de Enero de 2005

Off He Goes

Posted by Paranoid en Uncategorized | 17:18

Anoche escuché Off He Goes. ¿Ya está? Pues sí, sólo eso, que escuché esa canción. Seis minutos y algunos segundos de abstracción absoluta. Bueno, la verdad es que fueron unos trece, porque la puse dos veces. Estaba yo leyendo y acababa de tener una conversación muy interesante (no digo con quien porque aún no tiene nombre clave) cuando un instinto raro e imparable en mi cabeza me obligó a buscar el disco y a poner la pista número seis. En cuanto comenzaron los acordes, un escalofrío simultáneo sacudió todas y cada una de las células de mi cuerpo. No fui capaz ni de seguir con la lectura. Cambié a García Márquez por mis pensamientos, que afloraron como el torrente producido por el deshielo de las nieves de mi adolescencia, porque era eso, el famoso Cine Exin de mi cabeza inició su recorrido por mi vida desde la época de instituto, cuando era un chico vergonzoso (como ahora, una timidez que camuflo con mi sentido del humor) y callado que empezaba a descubrir la música como una vía de escape inigualable. Podéis pensar que es una canción triste pero yo no me sentía melancólico, sólo reflexivo (si, si, como los pronombres). Durante las últimas cuatro semanas han pasado muchas cosas en mi vida, en todos los ámbitos y de todos los colores, y en estas situaciones es que se pone uno a pensar y se llega muy atrás. Yo sólo espero que, en mi caso, todo tiempo pasado NO fuera mejor. No porque mi pasado haya sido jodido, sino porque quiero que mi futuro lo supere con creces. Hoy, lo que es hoy, y ahora mismo, es que me apetece mucho que así sea. Nunca lo había pensado tan seriamente.
Ale, mañana vomito algo gracioso.

Paranoid ha escuchado No Happy, de Serafín, mientras iba al trabajo.
Paranoid tiene sueño pero sobrevivirá.
Paranoid le desea toda la suerte del mundo al Abuelo para que consiga ese trabajo que busca.

22 de Enero de 2005

Un buen día

Posted by Paranoid en Uncategorized | 13:55

Esta noche mis neuronas se aburrían y se han puesto a hacer un puzzle que desembocara en el día perfecto. La pieza del amanecer me situaba en Ceuta, en la terraza del Recreo con la vista del Estrecho al frente y el Peñón erigido como guardián entre la magnificencia del norte y la desesperación del sur. La mañana estaba representada por la neblina y el frío de abril en el barrio árabe de Sarajevo. De ahí viajaba a Yarmouth para no perderme el partido ante los franceses (pobres, no ganaban ni uno) y a Ávila, en busca de las interminables tardes de frontón bajo el abrasador sol de agosto. La imagen del atardecer me enseñaba las islas Cíes mientras mis piernas colgaban del dique del puerto de Vigo. Justo enfrente, el barco de “Los Lunes al Sol” se mecía con pereza en una especie de recordatorio irónico de lo que me esperaba. Desde el puerto, otra pieza me trasladaba al Borsalino a tomar un café y, bien entrada la noche, al Zero a disfrutar de un par de horas de placer sonoro junto a la inolvidable compañía de C. La parte más oscura del rompecabezas recordaba un paseo veraniego de madrugada por la Gran Vía madrileña y la negrura absoluta de una habitación caldeada por el calor humano compartido.
Debe ser que mis neuronas ya están un poco estropeadas y no han conseguido unir las nueve piezas del puzzle. Cuando me he despertado, el desorden y el frío me han indicado que nada había cambiado respecto a la noche anterior.

“Those happy days won´t back again
Now we had been through everything
Now we don´t speak too much
´bout those days of glory”

Paranoid escucha el rumor de las impresoras y del sistema de calefacción.
Paranoid desea más que nunca que nadie muera de forma violenta este fin de semana en Salamanca.
Paranoid tararea Three Months of Glory, de Deluxe.

19 de Enero de 2005

Reflexión del 28-12-2004

Posted by Paranoid en Uncategorized | 15:20

Tengo que reconocer que si no nervioso, un poco intranquilo si que me siento. Hoy mi vida vuelve a cambiar de manera más o menos drástica. Por tercera vez en los últimos doce meses vuelvo a cambiar de ciudad, lo cual, para la edad que tengo, no está nada mal. De hecho, me empiezo a considerar un nómada. No exagero, no sólo lo pienso por mis últimos cambios sino también previendo el futuro que me espera. Acabo de conseguir un trabajo que me gusta y en el que, teniendo en cuenta a lo que puedo aspirar ahora mismo, las condiciones me resultan muy atractivas. Sin embargo, nada más saber que el puesto era mío y después de celebrarlo, ya calculaba las posibilidades que me abría este trabajo a la hora de buscar otro y repasaba los requisitos para aspirar a una beca europea para recién licenciados.
Dicen que los nómadas ya sólo existen en desiertos remotos (los mismos en los que según Mini-Bush no hay terroristas) pero yo me siento así, un nómada, un trashumante con un zurrón de ilusiones por cumplir.

Paranoid escucha Imagine, versioneada por A Perfect Circle.
Paranoid se siente intranquilo, demasiado estrés.
Paranoid quiere ya unas vacaciones.

17 de Enero de 2005

Charla típica

Posted by Paranoid en Uncategorized | 19:42

paranoid_y_abuelo.gif

Lo que han cambiado las cosas desde hace un mes, más o menos desde esta conversación, ¿Verdad Abuelo? Ahora volvemos a ser independientes, volvemos a estar a 800 kilómetros, volvemos a vivir por y para nuestros sueños… A ver si tenemos suerte.

Paranoid escucha Crawling Man (en directo) de Sexy Sadie. ¿Ves gacetera? Sigue sin salir de mi cabeza.
Paranoid no se acostumbra a un teclado que ya no es el suyo.
Paranoid no sabe hoy que tal se siente

12 de Enero de 2005

Fin del mundo (y yo con estas pintas)

Posted by Paranoid en Uncategorized | 15:32

Iba yo tan tranquilo y feliz, con un libro de Jostein Gaarder y otro de Javier Marías bajo el brazo, cuando me di de bruces con un cartel que me ha cambiado la vida. Hablo de un anuncio colocado en una sucia columna de un desamparado parque (¿o debería llamarlo campo de minas?) de mi barrio. El cartel rezaba esto: “Hercolobus (título del libro). El planeta que se acerca. La nueva amenaza del cosmos. Marte.” Todo acompañado de imágenes del susodicho Marte, claro.
Resulta que el planeta rojo se acerca a nuestro querido vertedero gigante y nos va a llevar por delante, con lo que, de acuerdo con nuestra concepción ególatra, también desaparecerá el cosmos. Pero lo peor de todo esto es que yo me lo he creído y me he puesto a pensar en lo que no he hecho pero me apetece vivir antes del pequeño incidente que nos mandará a todos a la mierda.
De lo clásico paso, porque el árbol ya lo he plantado, no tengo paciencia para escribir un libro, al menos ahora, y lo de tener un hijo como que no me llama mucho la atención, así que los objetivos a corto plazo que se me ocurren ahora mismo son:

1. Conocer a la mujer de mi vida (o bien convencerla a ELLA de que lo es y de que yo soy lo más indicado para ella según todos los indicios, la posición de los posos de mi último café y lo que me ha contado uno de mis amigos imaginarios)
2. Conseguir que adelgace Bin Laden, mi querido gato. Sólo le sobran un par de kilos, no os creáis. Claro que estoy pensando que eso para un gato no es moco de pavo…
3. Encontrar un trabajo digno y que me guste. Esto no será difícil, mis expectativas se hunden cual Prestige frente a la ‘Costa do Morte’.

Queda dicho. Haré un control trimestral para vigilar el grado de consecución de los objetivos.

Paranoid escucha Not For You, de Pearl Jam, con todo el placer de su corazón.
Paranoid piensa como se siente un pavo cada vez que escucha la expresión ‘moco de pavo’.
Paranoid se ríe sólo. Acaba de recordar un chiste (Entra un pavo en un bar y dice…)

9 de Enero de 2005

La máquina del tiempo

Posted by Paranoid en Uncategorized | 23:17

Tengo la sensación de haber viajado hacia atrás en el tiempo. Cierro los ojos, me los restriego y cuando los abro nada ha cambiado. Me encuentro en una habitación pequeña, con olor a humedad y con una temperatura que compite a la baja con la del exterior de la casa encalada. Enchufo una antigua estufa oxidada y dos barras incandescentes despiden su fulgor que, a duras penas, consiguen caldear la estancia. Suena un tren (tengo la vía a unos 15 metros). “Es un correo”, dice el viejo, sin desprenderse de la boina incluso en la noche. “Va camino de Lisboa. Lleva años y años pasando a la misma hora. Lo conozco por el ruido que hace la máquina. No me hace falta mirar el reloj”. A continuación, el viejo me da las buenas noches y desaparece afanosamente escaleras arriba. Me hundo en una cama que chirría incluso con mi respiración, me coloco como puedo sobre las gastadas mantas y busco entre mis cedés hasta encontrar el concierto de Pearl Jam que llevo en mi cabeza desde que salí. Es el único signo de modernidad donde el móvil no funciona, la luz se deja la mitad de su voltaje en el camino y una capa de yeso disimula los adobes de las paredes. Los acordes de Alive saltan de neurona en neurona en una sucesión de actos que a mi me parecen casi heréticos cada vez que miro a mi alrededor. “Son, she said, have I got a little story for you. What you thought was your daddy was nothin’ but a…”
Aquí todo recuerda a una película costumbrista española. Yo, mientras, escribo este post con un roído bolígrafo de CEPSA sobre una amarillenta hoja de la que los cuadros decidieron descolgarse hace años.

Paranoid desea subir al piso de arriba a calentarse sobre las rescoldos ardientes del brasero.
Paranoid quiere perderse por las estrechas calles de pizarra que muestran un pasado muy próximo.