23 de Febrero de 2009

Augurios

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 22:09

Hoy me he levantado con un sueño más persistente de lo habitual. He tirado cinco objetos en siete ocasiones (cd, iPod, iPod, llaves del coche, azúcar, azúcar y cazadora). Se me ha escapado Maya tres veces a la zona prohibida (es decir, allí dónde hay una puerta en contacto directo con el dormitorio) con evidente descrédito de mi coordinación de movimientos. El agua de la ducha me ha caído fría + fría + fría + tan caliente que quemaba, sensación que se ha repetido con el café, esta vez en mi boca. Un viejo casi me arrolla en la M-30 (producto de su absoluta rapidez de movimientos y su incapacidad para torcer el cuello…

Y encima, Penélope Cruz ha ganado el Óscar.

Esta semana da miedo.

Paranoid escucha Load, de Metallica

11 de Abril de 2008

This was

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 8:06

Recuerdo como si fuera ayer cuando nos sentábamos frente a la ventana de tío Conra para ver la televisión a principios de los 60. Todos le llamábamos tío Conra pero en realidad respondía al nombre de Conrado Espada y era profesor nacional de la escuela, además de propietario de un aparato AEG, el único en la parte baja del pueblo. Allí, a la orilla de la laguna, nos citábamos una decena de chiquillos a observar en blanco y negro los programas de entretenimiento conducidos por Kiko Ledgard. Despedía carisma ese hombre.

En verano, cuando aparecía la carta de ajuste, nos levantábamos todos y cazábamos ranas con nuestros tirachinas. Sólo teníamos que darnos la vuelta para iniciar nuestras matanzas. A menudo también nos quitábamos las alpargatas (a mi me las hacía mi abuelo de “material”), y hundíamos los pies en el lodo. Esas vacaciones duraban años y la única evolución que se dio hasta que me fui a la mili fue que empezamos a fumar, Celtas y tabaco de liar sobre todo, y a beber vino que le robábamos a tío Remigio.

Cuando me reclamaron para el servicio militar, todo cambió. Dicen que allí te hacían hombre y desde luego era cierto. Me presenté en el 70 en el puerto de Algeciras para embarcar hacia el Sáhara. El Aaiún era mi destino durante más de un año, aunque luego la situación cambió y me destinaron a una granja militar en Segovia. Aprendí a jugar al chinchón, hacerme porros y disparar con el cecme. Esto último me atrajo desde el principio. Me gustaba colocar el botón en posición ráfaga y disparar todo el cargador en apenas un segundo. Pensaba que en situación de guerra me quedaría vendido, pero era divertido. El servicio militar acabó antes de que me diera cuenta. Adiós a los madrugones con toque de corneta, adiós a las ampollas y a las botas como piedras, adiós a los amigos (que no creo que vuelva a ver) y adiós al ¡Arriba España! Con el brazo levantado.

Lo que vino después… en otra ocasión.

Paranoid se inventará algún que otro pasado más…
Paranoid escucha The Great Pretender, de Freddie Mercury

27 de Marzo de 2007

De pistilos, estambres y demas parientes

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 23:55

El cambio climático está de moda. Y no es de extrañar, la verdad. Cada año hace más calor del que ha hecho nunca y hay una sequía inigualable. Aunque también es cierto que hace seis, recuerdo perfectamente, yo vi más frío en Valladolid que en toda mi vida y un año cercano, no puedo precisar cuál, llovió día si, día también, en invierno y en otoño.

Hace unas semanas vi el primer árbol en flor ( imagino que un almendro) de la temporada. Por supuesto, mucho antes que otros años. Creo que los bichos también pensaban lo mismo a juzgar por su errático itinerario. Después de mirarlo un rato me acordé de una reflexión sobre el tan traído cambio climático, situación que yo rebautizaría como descontrol climático.

Resulta que alguien, un experto de no sé que sitio, decía que este problema no es tan problema. Me explico. Que el clima cambia parece que está bastante claro y que sea culpa nuestra, pues también. Lo que apuntaba después era que, para él, no resultaba tan grave. Aseguraba el científico que es la primera vez que una especie llega a tal nivel de desarrollo y, por lo tanto, que somete a tal presión al planeta. Esto no significa que vaya a desaparecer. Lo que ocurrirá será que los humanos se esfumarán de la Tierra, se extinguirán si no ponen remedio, y se dará una nueva “era de cambio”, como tantas otras que han sucedido, glaciaciones incluidas. Vaya, el clima ofrece otra cara y la Tierra se defiende ante una situación nueva. Ni buena, ni mala. Más bien incomparable.

En resumen, que como no existe jurisprudencia, no podemos juzgar y, mucho menos, juzgarnos a nosotros mismos.

A partir de ahí, que cada uno piense lo que quiera.

Paranoid escucha Ver en la Oscuridad, de Deluxe
Paranoid tiene sueño
Paranoid mira de reojo a Paulita

20 de Marzo de 2007

Temblores

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 23:42

Mi reino por un sismógrafo. Y por un medidor de resistencia corporal, comoquiera que se llame, también. Ya puestos a pedir, no me vendría mal además un sonómetro.

Lo que quiero conocer es la energía que despide el vecino de la derecha todas las mañanas cuando se aclara la garganta. De 7:30 a 8:35, exactamente. Tan regular como el Expreso Pendular del Milagro de P. Tinto (cada 25 años) o mi visita a Repsol de tres en tres semanas. Empiezo a pensar que se mueven hasta las paredes y no es una paranoia sin fundamento. Nunca he visto al gato esconderse con tal pánico que cuando este hombre, mayor él, comienza el concierto (y me despierta). Su expresión de terror supera incluso a la que muestra ante el aspirador.

Es que no puede ser saludable. En serio, no exagero ni un ápice. El buen vecino ya no tiene garganta, tiene tubo de escape de Barreiros oxidado y un gran futuro como doblador profesional de orcos y documentales de Nacional Geographic. Desde luego, si todo lo que tenemos ahí dentro, nuez, cuerdas vocales y alguna que otra espina, sobreviven cada mañana a los ataques de este monstruo, el mito de la dureza del diamante perderá todo su significado.

Y lo peor es que, aunque yo no lo he vivido, el león de la Metro-Goldwyn-Mayer no ha dejado de rugir, cada amanecer, durante los últimos treinta años. Seguro que se podría aprovechar como fuente de energía renovable.

Impresionante.

Nota: Pululi hoy tiene buena excusa, Las Fallas. De todas formas, yo estaría atento al día de hoy..

Paranoid escucha Level 20, de Terry Lee Hale
Paranoid regala sesión de Wikipedia
Paranoid debería descansar más

6 de Marzo de 2007

She Moves In Her Own Way

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 23:55

Seguí su embarazo día a día desde las primeras semanas. No puedo concretar desde que momento exactamente, nunca me lo dijo. La verdad es que nunca me dijo nada.

Ella subía cada mañana la calle, unas veces desde el principio, en otras ocasiones ya mediada. Es posible que siempre saliera desde el mismo portal y fuera yo quien, por una u otra razón, variara mi horario minuto arriba, minuto abajo. De cualquier modo, antes o después la veía pasar con su paso firme combinado con una zancada larga y acompasada. Su altura se lo permitía y su figura, estilizada hasta el final, también.

Su mirada llamaba la atención. Transmitía placidez y una seguridad en si misma que se tornaba en intranquilidad a su alrededor. De repente, todo lo demás parecía que no existía. Estaba allí, si, pero nadie era consciente de ello. A mí, sin embargo, esa mirada me fascinaba. Clavaba la vista en ninguna parte y avanzaba sin esfuerzo, liviana. Era como si gravitara, como si entrase en una película ralentizada precisamente para ella. Y yo me veía sólo en la sala, con mi entrada y el resto del rollo a mi lado. Nadie me tenía que molestar.

Llegó un día en el que no volvimos a coincidir. Varié mi itinerario, no me quedó más remedio, y no volví a pensar en ella hasta esta mañana. En ella y en su niño (y en la suerte que tiene la criatura). Es de esos casos en los que desde el primer momento adivinas que se convertirá en el primero de su clase.

Paranoid escucha Honey Bee, de Grinderman (Nick Cave y alguno más)
Paranoid no se muda
Paranoid espera que la semana mejore

27 de Febrero de 2007

And The Oscar Goes To

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 23:58

Para el Tribunal Internacional de Justicia, el máximo órgano judicial de la ONU, por su papel en la denuncia de Bosnia contra Serbia por los acontecimientos ocurridos en Srebrenica. Por eximir a Serbia de lo sucedido. Por la reacción de Solana, “una decisión moderna e inteligente” y la de Moratinos, que piensa que este fallo es útil, que puede ayudar al futuro de los Balcanes. Porque una de las razones para no mojarse es que Serbia tendría que pagar indemnizaciones millonarias a los familiares de las 8.000 víctimas masacradas sólo en esa localidad. Porque el Tribunal aduce que el Gobierno presente de Serbia no es el mismo que el que había entonces (el presente tampoco entrega a los presuntos responsables, Radovan Karadzic y Ratko Mladic, altos oficiales de su ejército durante la guerra). Porque la decisión sigue el mismo camino que la tomada entonces, cuando los Cascos Azules de la ONU observaron la matanza sin intervenir.

Porque entonces murieron 8.000 personas y hoy han matado su recuerdo.

Segundo aviso: Este es el segundo texto de una serie de anotaciones que coincidirán todos los martes, en título y a saber qué más, con los que se publiquen en Momentos de Soledad. Cada uno de los posts se almacenarán en la categoría Paranoias pululoides. Buscad en su blog, también existe.

Que durmáis bien.

Paranoid escucha Sarajevo, de EKV
Paranoid espera acontecimientos
Paranoid hoy ha comido ensalada de tomate con queso feta y albahaca

21 de Febrero de 2007

En un día como hoy…

Posted by Paranoid en Paranoias pululoides | 0:42

… ves cómo un compañero dice adiós, se despide con la mejor de sus sonrisas. Ha echado cuentas, como todos, y sabe que dejará aquí menos de lo que logrará. Curioso resultado que se repite día a día en las propias fantasías de cada uno. Con él se alejarán expresiones, risas (“si no fuera por estos ratos”), palabras dignas de un freaky de la RAE, tonterías, situaciones esperpénticas (más de una y más de dos) y un largo etcétera de momentos. Si, momentos de esos que definen, que rozan en ocasiones la locura ingeniosa, la justa para pasar ese doctorado inigualable de los antonses y asín que ceutíes.

Se va exactamente como algún día lo haremos todos. En busca de otra experiencia, una más, en la que germinar y sentirte en el sitio justo, en Eldorado de los tiempos que nos han tocado en la lotería de la eternidad. Y a mí sólo se me ocurre añadir que bien, que como decía Bunbury (un tipo que irradia simpatía), “que te vaya bonito”.

Disfruta de la “muy noble y muy leal” ciudad de Soria.

Nota: Este es el primer texto de una serie de anotaciones que coincidirán todos los martes, en título y a saber qué más, con los que se publiquen en Momentos de Soledad. Cada uno de los posts se almacenarán en la categoría Paranoias pululoides. Buscad en su blog, también existe.

Si esto se alarga lo suficiente, dentro de un tiempo publicaremos un libro, venderemos millones de ejemplares gracias a lo guapos que somos y viviremos de las rentas durante el resto de nuestras vidas. Yo, por mi parte, contrataré a un negro que continúe mi obra.

Paranoid escucha I might be wrong, de Radiohead
Paranoid acaba de enviar los textos de su Eldorado
Paranoid también quiere